Alejandría - La Biblioteca¿Quieres un blog como este?. Date de alta aquí.
Volver a la portada
Portada
Lista completa del contenido
Búsqueda
Enviar un e-mail al buzón de sugerencias.
Consúltenos
 Portada 
 Filosofía / Ensayos 
 Aventuras 
 Ciencia Ficción 
 Técnicos 
 Infantil 
 Esotérico 
 Poesía 
 » Filosofía / Ensayos 
Anterior: El existencialismo: Sartre. Volver al principal : Historia de la filosofía

Filosofía Analítica. Wittgenstein.

1.- INTRODUCCION. 
La filosofía analítica es un movimiento desarrollado en la segunda mitad del siglo XX, pero iniciado en la primera. Su orígen está en las teorías del atomismo lógico expuestas por Bertrand Russell y Luis Wittgenstein.
Casi toda la filosofía del siglo XX parte de la aceptación del empirismo y el rechazo a la metafísica (sobretodo el idealismo alemán). La f. a., en este sentido está emparentada con las demás corrientes filosóficas del siglo: marxismo, existencialismo y vitalismo. La f. a. parte de la crítica siguiente: ¿tienen algún sentido real las expresiones metafísicas? ¿Podemos identificar el análisis filosófico con el análisis lingüístico? Partiendo de las respuestas a estas preguntas, la f. a. se convierte en una actividad (más que una teoría) clarificadora que incide en el único tema del lenguaje.
Se pueden distinguir tres corrientes dentro de la f. a.:
1.- El atomismo lógico, empeñado en el análisis lógico del lenguaje científico, llevado a cabo por Russell y el primer Wittgenstein (WI).
2.- El neopositivismo o positivismo lógico, desarrollado por los investigadores del Círculo de Viena, que siguiendo los planteamientos de la corriente anterior, se dedicaron a desarrollar la lógica matemática aplicada a los diferentes campos de la ciencia (E. Mach, Karl Popper, A. Einstein, A.J. Ayer).
3.- La filosofía analítica, propiamente dicha, surge de los nuevos planteamientos del segundo Wittgenstein en las Investigaciones..., y lo continuan sus discípulos de las universidades de Cambridge y Oxford.
1.1.- El atomismo lógico. 
Surge a continuación de la publicación por parte de W. del Tractatus. Supone la continuación del viejo planteamiento de Leibniz: intentar un lenguaje matemático universal que pusiera fin a las discursiones entre los filosofos. Sus ideas principales son:
- Toda la realidad se caracteriza por estar compuesta de átomos, rechazando los planteamientos del nuevo idealismo de origen hegeliano de Bradley.
- El lenguaje formal de la lógica es el mejor método para estudiar la estructura atómica de la realidad. Sólo el lenguaje científico, el único verificable, es susceptible de ser analizado.
- Los enunciados metafísicos no son verificables, y, por no científicos no son susceptibles del análisis lógico (recuérdese a Kant).
1.2.- La filosofía analítica. 
La publicación del segundo libro de W. cambia por completo los planteamientos del WI. Ya no se acepta que los enunciados científicos sean los verdaderamente verificables, sino los propios del lenguaje ordinario. Se substituye el análisis del lenguaje científico por el análisis del lenguaje ordinario. Más exactamente interesan los usos del lenguaje y sus reglas.
Además se reconoce a la filosofía un papel terapéutico, que libere al lenguaje corriente de la enfermedad metafísica.
Estos dos planteaminetos del WII son los que dividirán en un principio a sus seguidores de Cambridge, preocupados por la función terapéutica, y los de Oxford, que se dedicarán al análisis del lenguaje ordinario en los diferentes aspectos que tradicionalmente ha tratado la Filosofía (ética, religión, etc.).
2.- EL PRIMER WITTGENSTEIN ("Tractatus logico-philosophicus"). 
2.1.- Antecedentes filosóficos. 
W. dentro de la corriente antimetafísica que comenzando en Kant llega hasta Nietzsche, se pregunta por los límites del lenguaje y las condiciones de posibilidad de éste (paralelismo con Kant). Su entendimiento con Russell proviene de la lucha contra el idealismo que todavía permanecía en la cultura germánica, y en la búsqueda de un lenguaje formal que inequívocamente significara algo con verdad (la Lógica).
2.2.- Ideas principales. 
"El objetivo del libro es trazar un límite al pensamiento, o, mejor, no al pensamiento, sino a la expresión de los pensamientos". Se dan tres elementos que se relacionan entre sí: realidad, pensamiento y lenguaje. A la identidad lógica entre la estructura de la realidad, la estructura del pensamiento y la estructura del lenguaje la llama isomorfia.
a) Estructura de la realidad. 
El mundo es lo que existe, un conjunto de hechos. Son hechos atómicos, independientes, aislados, contingentes, que se pueden conocer al margen del universo (recuérdese la mónada de Leibniz). Los hechos son las combinaciones de objetos y la estructura del mundo es lógico-matemática.
b) Estructura del pensamiento. 
Es el que interpreta la realidad; es como una pintura que reproduce el paisaje. "El pensamiento es la proposición con significado; la totalidad de las proposiciones es el lenguaje". El pensamiento piensa el mundo, que es la totalidad de los hechos, y éstos son reproducidos por aquél. El pensamiento tiene la misma estructura lógica que refleja la estructura de la realidad.
c) Estructura del lenguaje. 
El lenguaje es la expresión perceptible del pensamiento, y se expresa en proposiciones. La proposición es el retrato lógico de la realidad. Cada hecho atómico sólo tiene una expresión correcta (proposición). Hay que diferenciar entre proposiciones y nombres. Los segundos designan objetos y son totalmente convencionales. Sólo conocemos a qué se refiere un nombre cuando nos muestran el objeto que representa. Las proposiciones, sin embargo, se entienden por el puro análisis de los términos, ya que existe una relación necesaria entre las proposiciones y los hechos. Así estudiando el lenguaje estudiamos la realidad.
El lenguaje tiene un armazón lógico que es el del mundo. Los significados de los símbolos son unívocos superando la imperfección del lenguaje corriente.
La relación isomórfica, realidad, pensamiento, lenguaje, no afecta a determinados ámbitos de la realidad. La inmortalidad, el sentido de la vida, los valores, el mundo de la ética, de lo religioso, de lo estético, etc., traspasa los límites del lenguaje. No son hechos verificables. Son inexpresables: "Todo lo que puede decirse, se puede decir con claridad, y ante lo que no se puede hablar, mejor es callarse".
3.- EL SEGUNDO WITTGENSTEIN ("Investigaciones filosóficas"). 
3.1.- Revisión de las ideas del "Tractatus". 
Lo común entre WI y WII es que la Filosofía es una actividad, que consiste en el análisis del lenguaje. La diferencia principal es que primero trata el lenguaje formal y después el lenguaje como uso, como signo del que lo usa.
Su autocrítica consiste en lo siguiente:
- El lenguaje corriente tiene expresiones imprecisas pero que sirven a nuestros fines.
- La sintaxis del lenguaje corriente es más amplia que la del lenguaje formal, porque debe expresar oraciones para la vida; contiene por tanto otra lógica y tiene muchos más sentidos.
- De sus trabajos en Cambridge son los Cuadernos Azul y Marrón, donde explica la teoría de los juegos del lenguaje. Ahora W. se fija más en la pragmática (parte de la semiótica que estudia las relaciones de los símbolos con los que los utilizan). Antes que el análisis del significado, estamos nosotros, los primeros que sabemos lo que queremos decir.
- El significado de una palabra es su uso en el lenguaje. Los múltiples usos son los juegos del lenguaje.
3.2.- Ideas principales. 
Lo principal del WII es el abandono del lenguaje lógico, el isomorfismo, aceptación de los juegos del lenguaje justificados por el uso, y la recuperación de la filosofía como actividad terapéutica. En realidad, la propia filosofía, es un juego de enredo lingüístico que hay que "desenredar".
a) Teoría de los juegos del lenguaje. 
El principal problema de la teoría anterior, estaba en aquellos nombres que no representan ningún objeto, sino que solo tienen uso, función dentro del lenguaje. Estas palabras necesitan del contexto para ser comprendidas. Esto lleva a afirmar:
1º Que el lenguaje es un instrumento con muchos usos.
2º Los juegos del lenguaje (la forma de vida expresada con palabras) sólo tienen en común cierto "aire de familia".
3º El número de juegos es ilimitado, vienen y van según la historia y la vida.
Hay que entender uso como costumbre y no como regla (ejemplo de la caja de herramientas).
b) Las reglas del lenguaje. 
Hay muchos lenguajes, muchos "juegos", que responden a los diferentes enfrentamientos del hombre con las cosas, los acontecimientos de la vida. La práctica del juego requiere unas reglas más o menos convencionales que lo hacen posible. Estas reglas no son fijas, sino que dependen del lenguaje (juego) que se practique. Es distinto el lenguaje en el deporte que en la clase de filosofía. La situación marca el juego y las reglas. No interesan a la f. a. tanto las reglas, sino cómo hemos de usarlas.
c) Funciones de la Filosofía. 
Se mantiene del WI la concepción de que la filosofía es una actividad que pretende establecer los límites del sentido: lo que se puede y lo que no se puede decir. La diferencia es que ahora no hay un criterio único de significación, sino tantos como usos.
La filosofía tiene una doble tarea:
1º Función terapéutica, que consiste en sanear el lenguaje de la enfermedad metafísica. Ahora se entiende que el uso ha provocado malentendidos, como por ejemplo, usar el lenguaje ético con el mismo valor que el psicológico. Hay que preguntarse siempre por el significado de las palabras en su uso ordinario, y así libraremos al lenguaje de los "malentendidos metafísicos".
2º Función descriptiva, que consiste en mostrar la realidad cotidiana. La filosofía debe disolver los problemas; es decir describirlos y dejarlos cómo están: "La filosofía no debe, en modo alguno, interferir en el uso efectivo del lenguaje; en último término, lo único que hace es describirlo. Lo que hacemos es devolver las palabras, de su uso metafísico, al uso diario".

Redacción

Anterior: El existencialismo: Sartre. Volver al principal : Historia de la filosofía
© 2008Powered by NIDAVAL