Alejandría - La Biblioteca¿Quieres un blog como este?. Date de alta aquí.
Volver a la portada
Portada
Lista completa del contenido
Búsqueda
Enviar un e-mail al buzón de sugerencias.
Consúltenos
 Portada 
 Filosofía / Ensayos 
 Aventuras 
 Ciencia Ficción 
 Técnicos 
 Infantil 
 Esotérico 
 Poesía 
 » Ciencia Ficción 
Anterior: Embustero Volver al principal : Yo, RobotSiguiente: ¡La fuga!

6

El robot perdido


  Volví a ver a Susan Calvin a la puerta de su oficina. Estaba sacando los archivos.
  --¿Cómo van estos artículos, mi joven amigo? -me preguntó.
  --Muy bien -dije. Los había estructurado según mi leal saber y entender, dramatizando lo escueto de su relato y añadiendo a la conversación algunos toques de amenidad-.
¿Quiere usted echarles una mirada y decirme si he sido injurioso o me he propasado en algo? --Con mucho gusto. ¿Quiere que vayamos a la Sala de Juntas? Podremos tomar café.
  Parecía de buen humor, de manera que mientras avanz bamos por el corredor, aventuré: --Me estaba preguntando, doctora Calvin...
  --Diga.
  --Si querría usted decirme algo más sobre la historia de los robots.
  --Me parece que ya ha conseguido saber todo lo que quería, mi joven amigo.
  --En cierto modo, sí. Pero estos incidentes que he transcrito no tienen gran aplicación en el mundo moderno.
Quiero decir; sólo se desarrolló un único robot capaz de leer el pensamiento, las estaciones del Espacio están ya pasadas de moda y en desuso y la explotación minera por robots es cosa descontada. ¿Y el viaje interestelar? No han transcurrido más de veinte años desde la invención del motor hiperatómico y todo el mundo sabe que fue una invención robótica.
¿Qué hay de verdad en todo esto? --¿El viaje interestelar?...
-Quedó pensativa. Estábamos en el salón y encargué una comida copiosa.
Ella sólo tomó café-. No fue simplemente una invención robótica, comprenda usted. Pero, desde luego, hasta que construimos el cerebro, no adelantamos mucho. Pero lo intentamos; verdaderamente lo intentamos. Mi primer contacto (directo, me refiero) con las investigaciones interestelares tuvo lugar en 2029, cuando se perdió un robot...

*  *  *


  En Hyper Base, las medidas se tomaron con una especie de furia frenética; fue como el equivalente muscular de un grito histérico.
  Para clasificarlas por orden de cronología y desesperación, fueron: 1. Todo trabajo en la Zona Hiperatómica que atraviesa el volumen espacial ocupado por las Estaciones del Grupo Asteroidal Veintisiete quedó inmovilizado.
  2. Todo volumen espacial del Sistema quedó aislado, pr cticamente hablando. Nadie podía entrar sin permiso. Nadie podía salir bajo ningún pretexto.
  3. Los doctores Susan Calvin y Peter Bogert, respectivamente Jefe del Departamento de Psicología y Director del Departamento de Matemáticas de la United States Robots / Mechanical Men Inc. fueron llevados a Hyper Base por una nave de patrulla especial del Gobierno.

  Susan Calvin no había salido nunca de la superficie de la Tierra ni tenía especiales deseos de salir de ella. En una era de energía atómica y de clara aproximación a la Zona Hiperatómica, seguía siendo muy provinciana. Estaba, pues, descontenta de su viaje y poco convencida de su urgencia y todas las facciones de su rostro, a su media edad, lo demostraron claramente durante su primera cena en Hyper Base.
  Tampoco la lívida palidez del doctor Bogert abandonaba una cierta actitud de recelo. Ni el general Kallner, que dirigía el proyecto, olvidó una sola vez de mantener una expresión obsesionada.
  En una palabra, aquella comida fue un tétrico episodio y la pequeña conferencia de los tres que la siguió, empezó de una manera gris y melancólica.
  Kallner, con su reluciente calva y su uniforme, que desentonaba con el resto del ambiente, tomó la palabra con visible inquietud.
  --Es realmente toda una historia la que tengo que contarles. Tengo que darles las gracias por su llegada al primer aviso y sin motivo justificado

Trataremos de corregir todo esto, ahora. Hemos perdido un robot. El trabajo ha parado y debe seguir parado el tiempo necesario para encontrarlo.
Hasta ahora hemos fracasado y tenemos la sensación de que necesitamos una ayuda científica.
  Acaso el general sintiese que su declaración resultaba decepcionante porque, con cierta desesperación, continuó: --No necesito decirles la importancia que tiene el trabajo que aquí realizamos. Más del ochenta por ciento de las adjudicaciones de investigación científica de este año han recaído sobre nosotros...
  --Sí, eso ya lo sabemos -dijo Bogert amablemente-. U.S. Robots percibe cuantiosos ingresos anuales por el uso de nuestros robots.
  Susan Calvin introdujo una brusca y avinagrada nota.
  --¿A qué es debida la gran importancia de un solo robot para el proyecto y por qué no ha sido localizado?
  El general volvió r pidamente su rostro congestionado hacia ella y se pasó la lengua por los labios.
  --En cierto modo, "lo hemos localizado". -Pero añadió, angustiado-: Me explicaré. En cuanto nos dimos cuenta de la desaparición del robot, se declaró el estado de guerra y todo movimiento en la Hyper Base cesó.
El día anterior había aterrizado una nave mercante trayendo dos robots destinados a nuestros laboratorios.
Quedaban sesenta y dos robots de..., del mismo tipo, para ser llevados a otros sitios. De esta cifra estamos seguros. No cabe la menor discusión posible.
  --¿Sí? ¿Y qué relación...? --Una vez nos fue posible localizar al robot desaparecido, y le aseguro que hubiéramos localizado una brizna de hierba si hubiese estado allí para ser localizada, nos devanamos los sesos contando los robots que quedaban en la nave. Había sesenta y tres.
  --¿Entonces el sesenta y tres, supongo, es el hijo pródigo desaparecido? -dijo la doctora.
  --Sí, pero no podemos saber cu l de los sesenta y tres es.
  Hubo un profundo silencio mientras el reloj eléctrico daba nueve campanadas; y la doctora en psicología robotiana, dijo: --Muy extraño...
  Las comisuras de sus labios se inclinaron hacia abajo y se volvió hacia su compañero con un indicio de furor.
  --Peter, ¿qué ocurre aquí? ¿Qué clase de robots utilizan en Hyper Base? El doctor Bogert vaciló y sonrió débilmente.
  --Hasta ahora ha sido una cosa de gran discreción, Susan... -dijo.
  --Sí, hasta ahora -dijo ella r pidamente-. Si hay sesenta y tres ejemplares del mismo tipo, uno de los cuales se busca y cuya identidad no puede ser determinada, ¿por qué no puede servir uno cualquiera de ellos? ¿Qué significa todo esto? ¿Para qué nos han llamado? --Si me permite usted un momento -dijo Bogert con aire resignado-, Hyper Base, Susan, emplea diversos robots cuyos cerebros no tienen impresa toda la Primera Ley Robótica.
  --¿"Qué no tienen impresa"...? -preguntó Susan, ech ndose para atr s-. Ya... ¿Y cu ntos se hicieron? --Pocos. Fue un pedido del Gobierno y no había manera de violar el secreto. No tenía que saberlo nadie más que los altos dirigentes. Usted no estaba incluida, Susan. No era nada con que yo tuviese que ver.
  El general interrumpió con gesto autoritario.
  --Quisiera aclarar este punto. No sabía que la doctora Calvin no estuviese al corriente de la situación.
No tengo que decirle a usted, doctora Calvin, que siempre ha habido una fuerte oposición a los robots en el planeta. La única defensa que el Gobierno ha tenido en este asunto, contra los radicales fundamentalistas, fue que los robots se construían siempre con una indestructible Primera Ley, lo cual los imposibilitaba de hacer daño a un ser humano, fueran cuales fuesen las circunstancias.
  >Pero nosotros necesitábamos robots de una naturaleza distinta. Así, pues, se prepararon algunos Ns-2, o sea Nestors, con la Primera Ley modificada. Para mantener el secreto, los Ns-2 se fabrican sin número de serie; los ejemplares modificados se entregan aquí junto con un grupo de robots normales; y, desde luego, todos estamos bajo la estricta prohibición de revelar las modificaciones a toda persona no autorizada. Todo se ha puesto contra nosotros, ahora -añadió con una sonrisa embarazada.
  --¿Ha preguntado usted a cada uno de ellos quiénes son? -preguntó la doctora, ceñuda-. ¿Sin duda debe de estar autorizado a hacerlo? --Los sesenta y tres niegan haber trabajado aquí y uno de ellos miente -asintió el general.
  --¿Muestra el que busca usted alguna señal de desgaste? Los demás deben salir de fábrica..., supongo.
  --El robot en cuestión llegó este mismo mes. Este y los dos que acaban de llegar tenían que ser los últimos que necesitábamos. No puede haber desgaste perceptible. -Movió pausadamente la cabeza y en sus ojos apareció de nuevo la preocupación-. Doctora Calvin, no nos atrevemos a dejar zarpar esta nave. Si la existencia de robots sin Primera Ley llega a ser divulgada...
  La conclusión de la frase no podía ofrecer duda alguna.
  --Destruya los sesenta y tres -dijo la doctora-, y termine con esto.
  --Esto significa destruir treinta mil dólares por robot -dijo Bogert, torciendo el gesto-. Temo que a la U.S. Robots no le gustaría. Es mejor que hagamos un esfuerzo primero, Susan, antes de destruir nada.
  --En este caso -dijo ella, secamente-, necesito hechos. ¿Qué ventaja obtiene exactamente la Hyper Base con estos robots modificados? ¿Qué factor los hace necesarios, general? Kallner frunció intensamente las arrugas de su frente y se pasó una mano por ella.
  --Los robots precedentes nos han creado complicaciones. Nuestros hombres trabajan mucho con radiaciones intensas, ¿comprende? Es peligroso, desde luego, pero se toman precauciones razonables. No ha habido más que dos accidentes desde que empezamos y ninguno ha sido fatal. Sin embargo, era imposible explicar esto a un robot ordinario. La Primera Ley declara y se la citaré: "Ningún robot puede dañar a un ser humano, o por inacción, permitir que un ser humano sufra daño".
  >Esto es elemental, doctora Calvin. Cuando era necesario que uno de nuestros hombres estuviese expuesto por un corto período de tiempo a un campo gamma moderado, que no tuviese efectos psicológicos, el robot más cercano se precipitaba a sacarlo de allí. Si el campo era excesivamente débil, lo conseguía, y el trabajo quedaba interrumpido hasta que todos los robots eran retirados. Si el campo era ligeramente más fuerte, el robot no llegaba nunca al técnico afectado, ya que su cerebro positónico sucumbía bajo las radiaciones gamma, y nos encontr bamos privados de un robot caro, y difícilmente reemplazable.
  >Tratamos de discutir con ellos.
Su punto de vista era que un ser humano en un campo gamma exponía su vida, y que nada importaba que pudiese permanecer en él durante media hora sin peligro. Supongamos, decían, que se olvidaba y permanecía una hora. No podía correr riesgos. Les hicimos ver que sólo arriesgaban su vida en una remota posibilidad. Pero el instinto de conservación es sólo la Tercera Ley Robótica, y la Primera Ley de seguridad viene primero. Les dimos órdenes; les ordenamos estricta e imperativamente mantenerse fuera del campo gamma a toda costa. Pero la obediencia es sólo la Segunda Ley Robótica, y la Primera, la de la seguridad, viene primero. Doctora Calvin, o teníamos que prescindir de los robots o hacer algo con la Primera Ley..., y esto es lo que hicimos.
  --No puedo creer que encontrasen la posibilidad de suprimir la Primera Ley -dijo Susan Calvin.
  --No fue suprimida, fue modificada

Se construyeron cerebros positónicos que poseían sólo el aspecto positivo de la ley, que dice: "Ningún robot debe dañar a un ser humano". Eso es todo. No tienen la obligación de evitar que un ser humano sufra daño debido a un factor extraño, como los rayos gamma. ¿He expuesto la situación claramente, doctor Bogert? --Muy claramente -asintió éste.
  --¿Y es ésta la única diferencia entre sus robots y el modelo Ns-2 ordinario, Peter? ¿La "única" diferencia? --La "única" diferencia, Susan.
  --Ahora me voy a dormir -dijo la doctora, levantándose y hablando en tono decidido-, y dentro de ocho horas quiero hablar con el que vio el robot por última vez. Y a partir de ahora, general Kallner, si tengo que asumir alguna responsabilidad de los acontecimientos, necesito pleno control de esta investigación, sin que se me hagan preguntas.
  Susan Calvin, aparte de dos horas de profundo cansancio, no experimentó nada parecido al sueño. A las 7, hora local, llamó a la puerta del doctor Bogert y lo encontró despierto también. Por lo visto se había tomado la molestia de traerse un batín a Hyper Base, porque estaba sentado y vestido con él. Al entrar la doctora, dejó al lado las tijeras de las uñas.
  --La esperaba a usted, en cierto modo. Supongo que todo esto le da asco.
  --Sí.
  --Lo siento. No hubo manera de evitarlo. Cuando vino la llamada de Hyper Base supuse en el acto que había ocurrido algo con el robot modificado. Pero, ¿qué podíamos hacer? No podía explicarle a usted lo ocurrido durante el viaje como hubiera querido porque tenía que estar seguro primero. El asunto de la modificación es un riguroso secreto.
  --Hubiera debido decírmelo -murmuró la doctora-. U.S. Robots no tenía derecho a modificar de esta forma los cerebros positónicos sin la aprobación del departamento de Psicología.
  --Sea usted razonable, Susan -dijo Bogert, enarcando las cejas y suspirando-. No podía usted influir en ellos. En este asunto, el Gobierno estaba obligado a seguir su camino.
Necesitan la Zona Hiperatómica y los físicos del éter quieren robots que no les creen obstáculos. Tenían que conseguirlo, aunque ello representase quebrantar la Primera Ley.
Tuvimos que convenir en que, desde el punto de vista de su construcción, la cosa era posible y juraron por todos los dioses que sólo necesitaban doce, que sólo se emplearían en Hyper Base, que serían destruidos una vez perfeccionada la Zona, y que se tomarían toda clase de precauciones. E insistieron en el secreto..., ésta es la situación.
  --Yo hubiera dimitido -murmuró Susan entre dientes.
  --No hubiera servido de nada. El Gobierno ofrecía una fortuna a la Compañía y la amenazaba con una legislación antirrobótica en caso de negativa. Estábamos en mala postura, entonces, pero ahora estamos peor. Si esto se divulga, puede causar un perjuicio a Kallner y al Gobierno, pero causará un perjuicio mucho mayor a la U.S. Robots.
  --Peter -dijo la doctora, mir ndolo-: ¿No se da usted cuenta de lo que todo esto significa? ¿No comprende usted la importancia de la supresión de la Primera Ley? No se trata solamente de una cuestión de secreto...
  --Sé lo que significaría la supresión. No soy ningún chiquillo. Significaría una inestabilidad completa, sin soluciones

  no-imaginarias de las ecuaciones de campo positónico.
  --Matemáticamente, sí. Pero tradúzcalo usted a la cruda idea psicológica. Toda la vida normal, Peter, consciente o no, se resiste al dominio. Si el dominio es por parte de un inferior, o de un supuesto inferior, el resentimiento se hace más fuerte.
Físicamente, y hasta cierto punto mentalmente, un robot, cualquier robot, es superior a un ser humano.
¿Qué lo hace esclavo, pues? ¡"Sólo la Primera Ley"! Porque sin ella, la primera orden que daría usted a un robot le costaría la vida. ¿Qué le parece? --Susan -dijo Bogert en tono de complacida simpatía-, tengo que reconocer que este complejo Frankestein de que está usted dando pruebas tiene una cierta justificación, de donde, la Primera Ley ante todo. Pero la Ley, lo repito una y otra vez, no ha sido suprimida, sino sólo modificada.
  --¿Y dónde me deja usted la estabilidad del cerebro? --Disminuida, desde luego -dijo el matemático avanzando los labios-.
Pero sin rebasar las fronteras de la seguridad. Los primeros Nestor fueron entregados a Hyper Base hace nueve meses, y jamás ha ocurrido nada hasta ahora, y aun esto sólo representa el temor de ser descubiertos, pero no un peligro para los humanos.
  --Bien, entonces; veremos qué sale de la conferencia de esta mañana.
  Bogert la acompañó cortésmente hasta la puerta e hizo una mueca una vez se hubo marchado. No veía razón alguna para cambiar de opinión sobre ella

Siempre la había considerado una impaciente... y un desengaño. Bogert, por su parte, no entraba para nada en los pensamientos de Susan. Hacía ya años que lo había clasificado como un presuntuoso y un fracasado.

  Gerald Black se había graduado en Física etérea el año anterior y, como toda su generación de físicos, se encontró metido en el problema de la Zona. En la actualidad aportaba su colaboración a la atmósfera general de las reuniones de Hyper Base. Con su blusa blanca manchada se sentía medio rebelde y totalmente incierto. Sus fuerzas acumuladas parecían querer descanso y sus dedos, retorciéndose con gestos nerviosos, hubieran sido capaces de torcer una barra de hierro

  El general Kallner estaba sentado a su lado y los dos enviados de la U.S. Robots les hacían frente.
  --Me dicen que fui el último en ver el Nestor 10 antes de que desapareciese -dijo Black-. Supongo que quieren ustedes interrogarme sobre esto...
  --Parece que no está usted muy seguro de ello, míster Black -dijo Susan, mir ndolo con interés-. ¿No "sabe" usted si fue el último en verle o no? --Trabajaba conmigo en los generadores de campo, doctora, y estaba conmigo la mañana de su desaparición.
Ignoro si alguien lo vio después de mediodía. Nadie asegura haberlo visto.
  --¿Cree usted que hay alguien que miente? --No digo tal cosa. Pero no quiero asumir esa responsabilidad.
  --No es cuestión de responsabilidad. El robot obró como lo hizo a causa de lo que es. Trataremos únicamente de localizarlo, Mr. Black, y vamos a dejar todo lo demás aparte.
Ahora bien, si ha trabajado con el robot, probablemente lo conoce mejor que nadie. ¿Observó usted en él algo anormal? ¿Había trabajado ya con otros robots? --Había trabajado con los otros robots que tenemos aquí, los sencillos. No hay ninguna diferencia con los Nestors, salvo que son mucho más inteligentes..., y más molestos.
  --¿Molestos? ¿En qué sentido? --Pues..., quiz no es culpa suya.
El trabajo aquí es duro y la mayoría de nosotros estamos cansados. Andar rodando por el hiperespacio no es muy divertido. Corremos continuamente el riesgo de hacer un agujero en la contextura normal del espacio-tiempo y salirnos del universo, con asteroide y todo. ¿Gracioso, verdad? -añadió sonriendo como si gozase con la confesión-. Naturalmente, uno está agotado, algunas veces. Pero estos Nestors, no. Son curiosos, tienen calma, no se preocupan. Hay para volverle a uno loco. Cuando uno quiere algo hecho a toda prisa, parece que necesitan más tiempo. Algunas veces prescindiría de ellos.
  --¿Dice que necesitan más tiempo? ¿Se han negado alguna vez a cumplir una orden? --¡Oh, no! -exclamó Black apresuradamente-. La cumplen, desde luego.
Pero cuando creen que nos equivocamos, lo dicen. No saben del asunto más que lo que les decimos, pero esto no los detiene. Quiz sea imaginación mía, pero los otros tienen las mismas preocupaciones con Nestor.
  --¿Cómo no ha llegado nunca hasta mí una queja en este sentido? -preguntó el general Kallner, carraspeando ostensiblemente.
  --En realidad, no queríamos trabajar sin robots, mi general -dijo el joven físico, sonroj ndose-, y además, no estábamos muy seguros de si estas... quejas menores, serían bien recibidas.
  --¿Ocurrió algo de particular la mañana que lo vio por última vez? -interrumpió Bogert suavemente.
  Hubo un silencio. Con un r pido gesto, Susan atajó el comentario que estaba a punto de hacer Kallner.
  --Tuve una leve discusión con él -respondió Black malhumorado-. Aquella mañana yo había roto un tubo Kimball, lo que me representaba cinco días de trabajo; iba atrasado en mi horario, hacía dos semanas que no había recibido correo de la Tierra...
¡y se me acerca con el deseo de repetir un experimento que había abandonado hacía un mes! Me estaba molestando siempre con lo mismo y estaba harto de ello. Le dije que se marchase y no he vuelto a verlo más.
  --¿Le dijo usted que se marchase? -preguntó Susan con vivo interés-.
¿Con qué palabras exactamente? ¿Le dijo usted: "¡Márchate!"? Trate de recordar exactamente sus palabras.
  A juzgar por las apariencias, en el interior de Black se mantenía una lucha. El físico tenía la frente apoyada en la mano, haciendo un esfuerzo de memoria. Finalmente, la apartó y dijo: --Le dije: "¡Vete a paseo!".
  --¿Y se fue, eh? -preguntó Bogert, riéndose.
  Pero Susan Calvin no había terminado. En tono de halago, prosiguió: --Ahora empezamos a ir a algún sitio, Mr. Black. Pero los detalles exactos tienen importancia. Para interpretar los actos de un robot, una palabra, un gesto, una entonación pueden serlo todo. Pudo usted no haber dicho solamente estas tres palabras, por ejemplo, ¿no es verdad? Según su misma confesión, aquel día estaba usted malhumorado. Quiz dio usted fuerza a su frase con otras...
  --Pues... -dijo el joven físico sonroj ndose-, quiz lo llamase..., algunas otras cosas.
  --Exactamente, ¿qué cosas? --¡Oh, no podría recordarlas exactamente! Además no podría repetirlas

Ya sabe lo que pasa cuando uno se excita... -Se echó a reír un poco embarazado-. Tengo cierta tendencia al lenguaje violento...
  --Muy bien -dijo ella, con firme severidad-. En este momento no soy más que una profesora de psicología.
Quisiera que me repitiese usted lo que le dijo, tan exactamente como sea capaz, y, más importante todavía, en el tono exacto de voz que empleó.
  Black miró a su jefe en busca de apoyo, pero no lo encontró.
  --¡Pero... esto es imposible!...
-exclamó, abriendo los ojos, suplicante.
  --Tiene usted que hacerlo.
  --Imagine que se dirige a mí -dijo Bogert con humorismo-. Quiz le sea más fácil.
  El rostro escarlata del muchacho se volvió hacia Bogert.
  --Lo llamé... -trató de decir tragando saliva, pero su voz se perdió.
Hizo una nueva prueba-. Lo llamé...
  Hizo una fuerte aspiración y lanzó una retahíla incomprensible de incoherentes sílabas. Cuando se detuvo, terminó casi llorando.
  --... más o menos, no recuerdo el orden exacto de lo que le llamé; quiz olvido o añado algo, pero más o menos fue esto.
  Sólo un leve rubor delató las emociones de la doctora.
  --Comprendo el significado de la mayoría de estas palabras. El resto de ellas, imagino, deben de tener un valor igualmente ofensivo.
  --Eso temo -dijo el atormentado Black.
  --¿Y entre ellos, le dijo usted que se "fuese a paseo"? --Lo decía en sentido puramente figurado.
  --Me hago cargo. Tengo la seguridad de que no se tomará ninguna medida disciplinaria. -Y al interpretar su mirada, el general, que cinco segundos antes no hubiera estado tan seguro de ello, asintió malhumorado.
  --Puede usted retirarse, Mr.
Black. Y gracias por su cooperación.

  Susan Calvin necesitó cinco horas para interrogar los sesenta y tres robots. Fueron cinco horas de repeticiones, de insistir, robot tras robot, en la pregunta A, B, C, D; de escuchar la respuesta A, B, C, D; de emplear suaves expresiones, un tono cautelosamente neutral, una atmósfera amistosa; y de hacer funcionar un magnetofón escondido.
  Cuando terminó, estaba exhausta.
Bogert la esperaba y miró con expectación la cinta grabada cuando ella la arrojó sobre el pl stico de la mesa.
Susan movió la cabeza.
  --Los sesenta y tres me parecen iguales. No podría decir...
  --Es imposible captarlo al oído, Susan -dijo él-. Vamos a analizar la grabación.
  De ordinario, la interpretación matemática de las reacciones verbales de los robots es una de las ramas más intrincadas del an lisis robótico.
Requiere un equipo de técnicos bien entrenados y el empleo de máquinas calculadoras muy complicadas. Bogert lo sabía. Bogert lo dijo así después de haber escuchado con disimulado aburrimiento la serie de respuestas, hizo una lista de las entonaciones de ciertas palabras y gr ficos de los intervalos entre preguntas y respuestas.
  --No veo presente ninguna anomalía, Susan. Las variaciones de entonación y las reacciones cronométricas son del tipo de frecuencia normal. Necesitamos métodos más sagaces. Aquí debe de haber calculadoras... No... -Se interrumpió frunciendo el ceño y contemplando la uña del pulgar-. No podemos emplear computadores. Hay demasiado peligro de merma. O quiz sí..

  Susan lo detuvo con un gesto de impaciencia.
  --Por favor, Peter. Esto no es uno de sus insignificantes problemas de laboratorio. Si no podemos identificar el Nestor modificado gracias a alguna diferencia visible a simple vista, una que no ofrezca duda posible, es que no estamos de suerte. El peligro de equivocarse y dejarlo escapar es por otra parte demasiado grande. No es suficiente observar una minúscula irregularidad en una gr fica. Le diré una cosa: si esto es todo lo que tengo para seguir adelante, preferiría destruirlos a todos sólo para estar segura. ¿Ha hablado usted con los otros Nestor modificados? --Sí, y no tienen ningún defecto -dijo secamente Bogert-. Si algo hay en que estén por encima de lo normal, es en amabilidad. Han contestado a mis preguntas, demostrando orgullo de sus conocimientos, salvo los dos últimos, que no han tenido todavía tiempo de aprender la física etérea. Se rieron a gusto de mi ignorancia sobre algunas de las especializaciones de aquí. Supongo que esto forma parte de la base de su resentimiento contra ellos por parte de los técnicos de aquí. Los robots tienen quiz una excesiva afición a impresionarnos con sus superiores conocimientos.
  --¿Puede usted probar algunas reacciones Planar para ver si se ha producido algún cambio en una composición mental desde su manufactura? --No lo he hecho todavía, pero lo haré. -Apuntó a Susan con su dedo afilado-. Está usted perdiendo la calma, Susan. No veo qué es lo que dramatiza. Son esencialmente inofensivos.
  --¿Sí? -saltó Susan con fuego-.
¿Está usted seguro? ¿Se da usted cuenta de que uno de ellos está mintiendo? Uno de los sesenta y tres robots que acabo de interrogar me ha mentido deliberadamente después de mi imperativa orden de decir la verdad.
Esta anormalidad es terriblemente profunda y horriblemente aterradora.
  Bogert sintió que sus dientes castañeteaban.
  --No -dijo-. ¡Mire! Nestor 10 recibe orden de irse a paseo. Esta orden le fue expresada con la máxima urgencia por la persona de mayor autoridad para d rsela. No se puede desobedecer esta orden ni por una urgencia superior ni por una superior autoridad. Naturalmente, el robot tratará de evitar ejecutar la orden. En el fondo, objetivamente, admiro su ingenio. ¿Cómo puede un robot "irse a paseo" o "perderse de vista" mejor que mezcl ndose con un grupo de robots similares a él? --Sí, sería usted capaz de admirarlo. He leído un cierto humorismo en sus ojos, Peter, un cierto humorismo y una sorprendente falta de comprensión. ¿Es usted un técnico en robótica, Peter? Estos robots dan importancia a todo lo que consideran superioridad. Usted mismo acaba de decirlo. Subconscientemente, consideran a los humanos inferiores a ellos e injusta la Primera Ley que nos protege. Y ahora nos encontramos ante un hombre joven que manda a un robot "a paseo", con todas las apariencias verbales de desprecio, repugnancia y dominación. De acuerdo, el robot tiene que cumplir las órdenes, pero subconscientemente, está resentido. Para él adquiere una importancia todavía más trascendental demostrar que es superior, pese a la serie de epítetos que se le han dirigido. Puede llegar a ser "tan" importante, que lo que queda de la Primera Ley no sea suficiente.
  --¿Cómo quiere que en la Tierra, o en cualquier otro sitio del Sistema Solar, un robot sepa el significado de las duras palabras pronunciadas contra él? La obscenidad no es una de las cosas que se han impreso en su cerebro.
  --La impresión original no lo es todo -dijo Susan con cierta mofa-.
Los robots tienen cierta capacidad para aprender. ¡No sea usted tonto, hombre! -Bogert sabía que había perdido completamente la calma-. ¿No comprende que por el tono empleado pudo darse cuenta de que las palabras no eran de alabanza? -añadió precipitadamente-. ¿No cree que pudo haber oído ya estas palabras en otras ocasiones y comprendido cu l es su sentido? --Bien, en este caso, tenga la bondad de decirme en qué forma un robot modificado puede dañar a un ser humano, por muy ofendido que esté, y por muy profundo que sea su deseo de demostrar su superioridad.
  --¿Si le digo cómo, estará usted tranquilo? --Sí.
  Ambos estaban apoyados en la mesa, mir ndose con mutuo rencor.
  --Si un robot modificado dejase caer un gran peso sobre un ser humano, no infringiría la Primera Ley si lo hacía sabiendo que su fuerza y sus reacciones le permitirían apartar el peso en su caída antes de que hiriese al hombre. Sin embargo, una vez soltado el peso, no sería ya él el medio activo. Sería la ciega fuerza de gravedad. El robot podría entonces cambiar de manera de pensar y dejar que el peso llegase al hombre. La modificación de la Primera Ley se lo permite.
  --Esto requiere un horrible esfuerzo de imaginación.
  --Es lo que mi profesión exige algunas veces. Peter, no nos peleemos, vamos a trabajar. Conoce usted exactamente la naturaleza de los estímulos que han hecho que el robot se "fuese a paseo". Tiene usted los planos originales de la adaptación mental. Quiero que me diga usted hasta qué punto es posible a nuestro robot hacer lo que acabo de indicarle. No me refiero a este ejemplo específico, fíjese bien, sino a esta clase de reacciones. ¡Y quiero que me lo diga pronto!
  --Entretanto, tendremos que hacer pruebas de reacción a la Primera Ley.

  Gerald Black, a petición propia, estaba examinando los enmohecidos tabiques de madera que formaban círculo bajo el abovedado techo del tercer piso del edificio de Radiación 2.
Los obreros trabajaban en su mayoría silenciosos. Uno de ellos se sentó junto a Black, se quitó el sombrero, y se secó pensativo la frente pecosa.
  --¿Cómo va esto, Walenski? -preguntó Black haciéndole una señal.
  --Suave como la manteca -respondió Walenski encendiendo un pitillo-.
¿Qué pasa, sin embargo, doctor? Primero estamos tres días sin trabajo y ahora tenemos todo este lío... -Se echó atr s apoy ndose en el codo y echó una bocanada de humo.
  --Han venido dos robots más de la Tierra -dijo Black juntando las cejas-. ¿Recuerda las perturbaciones que tuvimos con los robots al penetrar en los campos gamma, antes de que les metiésemos en el cr neo que no tenían que hacerlo? --Sí. ¿No venían unos nuevos robots? --Hemos reemplazado algunos, pero principalmente era una cuestión de adoctrinarlos. De todos modos, los que los hacen quieren crear unos robots que no queden tan fuertemente afectados por los rayos gamma.
  --Parece extraño, de todos modos, parar todo el trabajo por este asunto de los robots. Creía que nada podía detener la creación de la Zona...
  --Eso es la gente de arriba quien tiene que decirlo. Yo..., no hago más que lo que me dicen. Probablemente todo es una cuestión de infl...
  --Sí -interrumpió el electricista con una sonrisa y guiñando el ojo-.
Siempre hay quien tiene amigos en Washington... Pero mientras mi paga llegue puntualmente, no me preocupo.
La cuestión de la Zona no es asunto mío. ¿Qué van a hacer aquí? --¿Me lo pregunta? Han traído unos robots... más de sesenta, y van a medir sus reacciones. Eso es "todo" lo que sé.
  --¿Cu nto tiempo se necesitar ? --Me gustaría saberlo.
  --Ya... -dijo Walenski en tono de sarcasmo-. Con tal de que me paguen bien, por mí pueden jugar tanto como quieran.

  Un hombre estaba sentado en una silla, inmóvil, silencioso. Un peso caía por el aire, sobre él; después, en el último momento, se apartó a un lado, bajo el sincronizado empuje de un súbito rayo de fuerza. En sesenta y tres células de madera, sesenta y tres robots Nst-2 se lanzaron simultáneamente adelante en aquel preciso segundo, antes de que el peso alcanzase al hombre y sesenta y tres fotocélulas instaladas a cinco pies de su posición original, accionaron la punta marcadora e hicieron una pequeña señal en el papel. El peso caía y se elevaba, caía y se elevaba, caía y...
  ¡Diez veces!
  Diez veces los robots saltaron adelante y se detuvieron, mientras el hombre permanecía tranquilamente sentado.
  El general Kallner no había vuelto a ponerse su esplendoroso uniforme desde la primera comida dada a los representantes de la U.S. Robots.
Entonces, en mangas de camisa, llevaba el cuello abierto y el nudo de la corbata flojo.
  Miró esperanzado a Bogert, que seguía impecablemente vestido y cuyas emociones interiores eran sólo delatadas por un ligero sudor en la frente.
  --¿Qué le parece? -preguntó el general-. ¿Qué está usted tratando de ver? --Una diferencia que puede resultar demasiado sutil para nuestros propósitos -respondió Bogert-. Para sesenta y dos de estos robots la necesidad de saltar hacia el ser humano en peligro aparente ha sido lo que llamamos, en lenguaje robótico, una reacción forzosa. Comprenda usted, incluso cuando el robot sabe que al ser humano en cuestión no le ocurrirá nada, y tiene que saberlo después de la tercera o cuarta vez, no puede evitar reaccionar como lo ha hecho. La Primera Ley lo exige.
  --¡Bien, y qué!
  --Pero el robot sesenta y tres, este Nestor modificado, no tiene tal compulsión. Está bajo una acción libre. Si hubiese querido, hubiera podido continuar en su sitio.
"Desgraciadamente" -añadió con un tono de lamento en la palabra-, no ha sido éste su deseo.
  --¿Supone usted el porqué? --Supongo -dijo Bogert encogiéndose de hombros-, que la doctora Calvin nos lo dirá cuando venga. Probablemente con una interpretación horriblemente pesimista, además. Algunas veces es un poco molesta.
  --¿Está calificada, verdad? -preguntó el general con cierta inquietud

  --Sí -dijo Bogert-. Está calificada. Entiende en robots como si fuesen sus hermanos. Quiz sea la consecuencia de odiar a los seres humanos con la misma intensidad. En todo caso, psicóloga o no, es sumamente neurótica. Tiene tendencias paranoicas. No se la tome demasiado en serio.
  Extendió delante de él un largo rollo de gr ficas llenas de líneas quebradas.
  --Vea, general, en el caso de cada robot, el tiempo-intervalo entre la caída del peso y el salto de un metro y medio hacia adelante tiende a disminuir a medida que la prueba se repite

Hay una relación matemáticamente definida que gobierna estas cosas y el no conformarse a ello indicaría una marcada anormalidad en el cerebro positónico. Desgraciadamente, aquí todos parecen normales.
  --Pero si nuestro Nestor 10 no responde obedeciendo a una fuerza obligatoria, ¿por qué su curva no es diferente? No lo entiendo.
  --Es muy sencillo. Las reacciones robóticas son perfectamente an logas a las humanas, ésta es la l stima. En los seres humanos, la acción voluntaria es más lenta que el reflejo. Pero con los robots no es éste el caso; es una mera cuestión de libertad de elección; por lo demás, la rapidez de la acción forzosa y la libre es la misma

Lo que yo había esperado era que Nestor 10 fuese pillado de sorpresa la primera vez y dejase transcurrir un intervalo demasiado grande antes de responder.
  --¿Y no fue así? --Temo que no.
  --Entonces, no hemos llegado a ninguna parte -dijo el general, ech ndose atr s con expresión contrariada-.
Hace ya cinco días que están ustedes aquí...
  En aquel momento entró Susan Calvin y volvió a cerrar la puerta con un fuerte golpe.
  --Retire sus gr ficas de aquí, Peter. Ya sabe usted que no demuestran nada.
  Murmuró algo con impaciencia al ver que el general se levantaba para saludarla y prosiguió: --Vamos a tener que intentar algo más urgente. No me gusta todo lo que ocurre.
  --¿Pasa algo? -preguntó Bogert, cambiando una mirada con el general.
  --¿Específicamente? ¡No! Pero no me gusta que Nestor 10 siga eludiéndonos. Es un mal asunto. Debe halagar su vanidoso sentido de superioridad. Mucho me temo que su complejo no sea ya meramente el de obedecer órdenes. Me parece que se está convirtiendo en una aguda necesidad neurótica, para él, ir más allá que los humanos. Es una situación malsana y peligrosa. Peter, ¿hizo usted lo que le pedí? ¿Ha establecido los factores inestables del Nst-2 modificado siguiendo las líneas que le pedí? --Está en marcha -respondió el matemático sin interés.
  Susan lo miró durante un momento con rencor y se volvió hacia el general.
  --Nestor 10 se ha dado cuenta, desde luego, de lo que estamos haciendo, general. No tiene necesidad alguna de morder el cebo en este experimento, especialmente después de la primera vez, cuando tiene que haber visto que el sujeto no corre peligro.
Los otros no podían abstenerse; pero él está fingiendo deliberadamente la reacción.
  --¿Y qué cree usted que debemos hacer, doctora Calvin? --Imposibilitarle, falsificar su reacción la próxima vez. Repetiremos el experimento, pero con una modificación. Estableceremos unos cables de alta tensión entre los robots y el sujeto, capaces de electrocutar los modelos Nestor en cantidad suficiente para que no puedan saltar por encima de ellos; el robot se dará cuenta de que tocar los cables significa la muerte.
  --¡Alto! -exclamó súbitamente Bogert, indignado-. No vamos a electrocutar dos millones de dólares de robots para localizar a Nestor 10.
Hay otros medios.
  --¿Está usted seguro? No hemos encontrado ninguno. De todos modos, no se trata de electrocución. Podemos aplicar un contacto que cortará la corriente en el momento de soltar el peso. Si el robot pisa los cables, no será electrocutado. Pero el robot "no lo sabr ".
  --¿Saldrá bien esto? -dijo el general con un brillo de esperanza en los ojos.
  --Creo que sí. En estas condiciones, Nestor 10 tiene que permanecer en su silla. Puede recibir la orden de tocar los cables y morir, porque la Segunda Ley de obediencia es anterior a la Tercera Ley de autoconservación; pero esta orden no la recibir , será meramente dejado a su propio impulso, como todos los demás robots.
En el caso de los robots normales, la Primera Ley de la seguridad humana los llevará a la muerte aun sin haber recibido orden expresa. Pero en el caso de nuestro Nestor 10, no. Sin la Primera Ley completa, y sin haber recibido órdenes específicas, la Tercera Ley, la de autoconservación, será la más fuerte y no tendrá más remedio que permanecer en su sitio.
Será una acción forzosa.
  --¿Lo hacemos esta noche, entonces?
  --Esta noche -dijo la doctora en psicología- si los cables pueden tenderse a tiempo. Voy a explicar a los robots lo que vamos a hacer.

  Un hombre estaba sentado en una silla, inmóvil, silencioso. Un peso caía sobre él, r pido; después, en el último momento, se apartó a un lado bajo el sincronizado empuje de un súbito rayo de energía.
  Sólo una vez...
  Y desde su silla plegable de la cabina de observación, la doctora Susan Calvin se levantó de un salto, abriendo la boca horrorizada.
  Sesenta y tres robots permanecían sentados inmóviles en sus sillas, mirando con ojos de milano el hombre en peligro que tenían delante. Ni uno de ellos se movió.

  La doctora Calvin estaba furiosa hasta casi lo insoportable. Tanto más furiosa, por no atreverse a demostrarlo delante de los robots, que iban entrando y saliendo uno a uno de la habitación. Comprobó la lista. Ahora tenía que entrar el Veintiocho. Faltaban todavía veinticinco.
  Entró el número Veintiocho, receloso.
  --¿Cómo te llamas? -preguntó Susan, tratando de conservar la calma.
  Con una voz apagada e incierta, el robot contestó: --No he recibido nombre todavía.
Soy un Nst-2 y ocupaba el número veintiocho en la hilera. Tengo aquí una tira de papel que voy a darle.
  --¿Habéis estado ya aquí alguna otra vez? --No.
  --Siéntate. Vas a contestar a algunas preguntas, número Veintiocho

¿Estabas en la Sala de Radiaciones del Edificio Dos hace unas cuatro horas? El robot tuvo dificultad en contestar; finalmente lo hizo con un ronquido, como de una maquinaria que necesitase aceite.
  --Sí, doctora.
  --Había allí un hombre que estaba casi en peligro de sufrir daño, ¿no? --Sí, doctora.
  --Y tú no hiciste nada ¿verdad? --No, doctora.
  --A aquel hombre pudo ocurrirle daño por causa de tu inacción. ¿Sabes esto, verdad? --Sí, doctora. No pude evitarlo, doctora. -Es difícil imaginar una voluminosa figura metálica sin expresión gimiendo, pero casi lo consiguió

  --Quiero que me digas exactamente por qué no hiciste nada por salvarlo.
  --Quiero explicárselo, doctora. No quiero que creas..., que "nadie", crea... que soy capaz de causar daño a un ser humano. ¡Oh, no, esto sería horrible... e inconcebible!
  --¡Por favor, no te excites, muchacho! No te censuro nada. Quiero solamente que me digas qué pensabas en aquel momento.
  --Doctora, antes de que todo aquello ocurriese, nos dijiste que uno de los humanos estaría en peligro por aquel peso que se caía y que tendríamos que cruzar unos cables eléctricos si queríamos intentar salvarlo. Bien, esto no me hubiera detenido. ¿Qué es mi destrucción comparada con la seguridad de un humano? Pero... se me ocurrió que si yo moría al ir a salvarlo, estaría muerto sin objeto alguno y quiz algún día otro humano podría sufrir un daño que no hubiera sufrido si yo hubiese estado todavía en vida. ¿Me entiendes, doctora? --¿Quieres decir que era una mera elección entre la muerte del humano solo o la muerte de los dos? --Eso es. Era imposible salvar al humano. Podía consider rsele muerto.
En este caso era inconcebible que yo corriese a la muerte..., sin haber recibido órdenes.
  La doctora en psicología sacó un l piz. Había oído la misma historia con insignificantes variaciones veintisiete veces ya. La pregunta crucial venía ahora.
  --Oye -dijo-, tu punto de vista tiene sus razones, pero no es lo que yo hubiera creído que eras capaz de pensar. ¿Se te ocurrió a ti? --No -dijo el robot después de haber vacilado.
  --¿A quién se le ocurrió, pues? --Anoche estábamos hablando y uno de nosotros tuvo esta idea, y nos pareció a todos razonable.
  --¿A cu l? El robot quedó sumido en profunda reflexión.
  --No lo sé. Uno de nosotros.
  --Nada más -dijo Susan con un suspiro.
  El robot siguiente era el Veintinueve. Después vinieron treinta y cuatro más.

  También el general Kallner estaba enojado. Durante una semana estera toda la Hyper Base había estado inmovilizada, a excepción de algún trabajo de papeleo sobre los asteroides subsidiarios del grupo. Y entonces los representantes, o por lo menos la mujer, hacían proposiciones inaceptables.
  Afortunadamente para la situación general, Kallner juzgaba imposible poner de manifiesto abiertamente su cólera.
  --¿Por qué no, general? -insistía Susan Calvin-. Es evidente que la actual situación es desgraciada. La única forma como podemos encontrar algún resultado en el futuro, o en lo que nos quede de futuro en este asunto, es separar los robots. No podemos conservarlos juntos por más tiempo.
  --Mi querida doctora Calvin -gruñó el general con una voz que había alcanzado los registros bajos de un barítono-, no veo cómo alojar separadamente sesenta y tres robots en este sitio...
  --Entonces no puedo hacer nada -interrumpió Susan levantado los brazos en un gesto de desesperación-. Nestor 10 imitará lo que hagan los demás robots o inducirá a los demás a no hacer lo que no puede hacer él. Y en ambos casos, es un mal asunto. Estamos en pugna con el condenado robot desaparecido y por ahora nos gana.
Cada victoria suya agrava la anormalidad.
  Se puso en pie con rígida determinación.
  --General Kallner, si no puede separar los sesenta y tres robots como le pido, me veo obligada a pedirle que los sesenta y tres sean destruidos inmediatamente.
  --¿Lo pide usted, verdad? -preguntó Bogert interviniendo súbitamente con rabia-. ¿Y quién le da a usted derecho a pedir semejante cosa? Estos robots permanecer n como están. Soy yo el responsable de ellos, no usted.
  --Y yo -añadió el general Kallnersoy el responsable del Coordinador del Mundo..., y tengo que solucionar esto.
  --En tal caso -saltó en el acto Susan Calvin- no me queda otro camino que dimitir. Si es necesario para forzarle a usted a la indispensable destrucción, daré publicidad al asunto. No fui yo quien dio su aprobación a la manufactura de los robots modificados.
  --Una palabra más, que viole las medidas de seguridad, doctora Calvin -dijo el general pausadamente-, y ser usted inmediatamente detenida.
  Bogert sentía que el asunto se le escapaba de las manos. Su voz se hizo melosa.
  --Vamos, vamos, estamos portándonos como unos chiquillos. No es más que cuestión de tiempo. Tiene que haber, con toda seguridad, un medio de vencer un robot sin dimitir, encarcelar a nadie ni destruir dos millones.
  La doctora en psicología se volvió hacia él con rabia contenida.
  --No quiero que existan robots descompensados. Tenemos un Nestor que está positivamente descompensado, once que lo están potencialmente y sesenta y dos normales que empiezan a estar sujetos a un ambiente descompensado.
El único medio de seguridad absoluta es su destrucción.
  El zumbido de llamada se dejó oír en la puerta y los tres se callaron, helando la creciente violencia de la discusión.
  --¡Adelante! -gruñó Kallner.
  Era Gerald Black, al parecer turbado. Había oído voces encolerizadas

  --He creído mi deber venir...
-dijo-; hubiera considerado indiscreto hablar de ello con nadie...
  --¿Qué ocurre? No haga discursos...
  --Alguien ha tocado las cerraduras del Compartimiento C de la nave mercante. Hay rasguños recientes en ellas.
  --¿El Compartimiento C? -exclamó Susan r pidamente-. ¿Es el que encierra los robots, no? ¿Quién ha sido? --Desde dentro -dijo Black lacónicamente.
  --¿La cerradura no está estropeada, verdad? --No, está bien. He estado cuatro días observando la nave y nadie ha tratado de salir de ella. Pero he creído que debían saberlo ustedes y no quería divulgar la noticia. Me he dado cuenta de la cosa personalmente.
  --¿Hay alguien allí, ahora? --He dejado a Robins y Mcadams vigilando.
  Hubo un silencio meditativo y la doctora dijo irónicamente: --¿Y bien...? --¿Qué significa todo esto? -preguntó el general rascándose la nariz.
  --¿No está claro? Nestor 10 está proyectando marcharse. La orden de "irse a paseo" lo domina anormalmente por encima de todo cuanto podamos hacer. No me sorprendería que lo que le dejaron de la Primera Ley no fuese suficientemente fuerte para vencerlo.
Es perfectamente capaz de apoderarse de la nave y fugarse en ella. Entonces tendremos a un robot loco en una nave del espacio. ¿Qué sucederá después? ¿Tiene alguna idea? ¿Sigue usted queriéndolos dejar tranquilos, general? --Es absurdo -interrumpió Bogert, que había recobrado su suavidad-.
Todo esto por algunos rasguños en una cerradura.
  --¿Ha completado usted el an lisis que le pedí, doctor Bogert, puesto que da usted su opinión? --Sí.
  --¿Puedo verlo? --No.
  --¿Por qué no? ¿O tengo que pedir esto por favor también? --Porque sería inútil, Susan. Le dije a usted por adelantado que estos robots modificados son menos estables que los normales, y mi an lisis lo demuestra. Hay un número muy pequeño de probabilidades de colapso en circunstancias extremas, que es muy improbable que se produzcan. Dejémoslo en eso. No voy a darle a usted municiones para su absurda pretensión de destruir sesenta y tres robots perfectos, sólo porque carece usted de facultades para descubrir el Nestor 10 entre ellos.
  Susan Calvin lo miró fijamente, con el desprecio pintado en sus ojos.
  --¿No omite usted un solo detalle en su eterna dictadura, verdad? --Por favor -suplicó Kallner irritado-. ¿Insiste usted en que no es posible hacer nada más? --No se me ocurre nada más general -respondió la doctora-. Si hubiese alguna otra diferencia entre Nestor 10 y los robots normales, diferencias que no afectasen a la Primera Ley..

Aunque fuese una sola diferencia. En envoltorio, contenido, especificaciones... -Súbitamente se detuvo.
  --¿Qué pasa? --Se me ha ocurrido algo... Pienso... -Su mirada se hizo distante y vaga-. Estos Nestors modificados, Peter..., ¿recibieron la misma forma de impresión que los normales, verdad?
  --Exactamente la misma.
  --Y... ¿qué es lo que decía usted, Mr. Black? -dijo volviéndose hacia el joven doctor que en medio de la tormenta que habían desencadenado sus noticias guardaba un discreto silencio-. Una vez, al quejarse de la actitud de superioridad de Nestor, dijo usted que los técnicos le habían enseñado todo lo que sabían.
  --Sí, en Física etérea. No estaban al corriente de este tema cuando llegaron aquí.
  --Esto es verdad -dijo Bogert, sorprendido-. Ya le dije a usted, Susan, que cuando hablé con los otros Nestors, los dos recién llegados no habían aprendido todavía Física etérea...
  --¿Y por qué ocurre esto? -preguntó Susan Calvin con creciente excitación-. ¿Por qué no salen los modelos Nst-2 impresos con Física etérea en primer lugar? --No se lo puedo decir -respondió Kallner-. Forma parte del secreto.
Pensamos que si fabricábamos un modelo especial con conocimientos de Física etérea, emple bamos a doce de ellos, y poníamos los otros a trabajar en un campo no coordenado, podíamos despertar sospechas. Los hombres que trabajan con los Nestors normales podrían preguntarse por qué saben Física etérea. De manera que nos limitamos a imprimir en ellos la capacidad de aprender sobre el terreno.
Sólo los que han venido aquí tienen esta impresión. ¿Es sencillo? --Comprendo. Y ahora, por favor, retírense todos. Denme una hora para mí.

  Susan Calvin comprendía que no podía soportar el suplicio por tercera vez. Su mente lo había examinado y rechazado con una intensidad que le produjo n useas. Le era imposible enfrentarse nuevamente con aquella interminable hilera de robots.
  De manera que era Bogert quien interrogaba ahora, mientras ella permanecía sentada con los ojos y la mente medio cerrados.
  Entró el número Catorce. Faltaban todavía cuarenta y nueve.
  --¿Qué número tienes en la hilera? -le preguntó Bogert, levantando la vista de la hoja de papel.
  --Catorce -dijo el robot mostrando su tarjeta numerada.
  --Siéntate, muchacho. ¿Habías estado ya aquí antes? -preguntó.
  --No, señor.
  --Bien, vamos a tener otro hombre en peligro de sufrir daño en cuanto salgamos de aquí. Cuando salgas de esta habitación te llevar n a un sitio donde esperar s tranquilamente a que se te necesite. ¿Comprendes? --Sí, señor.
  --Y, naturalmente, si un hombre está en peligro, tratar s de salvarlo

  --Naturalmente, señor.
  --Desgraciadamente, entre el hombre y tú habrá un campo de rayos gamma.
Silencio.
  --¿Sabes lo que son los rayos gamma? --¿Radiación de energía, señor? La siguiente pregunta fue hecha en tono indiferente, amistoso.
  --¿Has trabajado ya con rayos gamma? --No, señor -respondió el robot categóricamente.
  --Pues..., ver s, muchacho, los rayos gamma te matar n instantáneamente. Destruir n tu cerebro. Este es un hecho que debes recordar. Naturalmente, tú no querr s destruirte...
  --Naturalmente. -Una vez más el robot parecía extrañado. Lentamente, prosiguió-: Pero, señor, ¿si los rayos gamma están entre el hombre en peligro y yo, cómo puedo salvarlo? Me destruiré yo sin ningún fin.
  --Sí, eso es. -Bogert parecía preocupado por el asunto-. Lo único que puedo aconsejarte, muchacho, es que si detectas radiaciones gamma entre el hombre y tú, har s bien en permanecer sentado.
  --Gracias, señor. ¿Sería inútil, verdad? -dijo el robot, visiblemente aliviado.
  --En efecto. Pero si no hubiese radiaciones gamma, la cosa sería totalmente diferente, ¿no es eso? --Naturalmente, señor, no hay duda

  --Ahora puedes marcharte. El hombre que está aquí en la puerta te llevará a tu sitio. Espera allí.
  Una vez el robot se hubo marchado, Bogert se volvió hacia Susan.
  --Muy bien -dijo ella sinceramente

  --¿Cree usted que podremos descubrir a Nestor 10 interrog ndolos r pidamente sobre Física etérea? --Quiz , pero no es muy seguro.
-Tenía las manos como muertas en el regazo-. Recuerde que lucha con nosotros. Está en guardia. La única manera de vencerlo es ser más listos que él, y, dentro de sus limitaciones, puede pensar mucho más r pidamente que un ser humano.
  --Bien, sólo para ver qué pasa; supongamos que a partir de ahora hago a los robots algunas preguntas sobre los rayos gamma. Límites de longitud de onda, por ejemplo.
  --¡No! -exclamó Susan Calvin, mientras reaparecía la vida en sus ojos-. Le sería demasiado fácil negar sus conocimientos y esto le pondría en guardia contra la siguiente prueba..., que es nuestra verdadera probabilidad

Siga, por favor, haciendo las preguntas como le he indicado, Peter, y no improvise. Está perfectamente en su derecho preguntarles si han trabajado ya con rayos gamma. Y trate incluso de parecer menos interesado todavía.
  Bogert se encogió de hombros y tocó el timbre que haría entrar al número siguiente.
  La espaciosa Sala de Radiaciones estaba a punto una vez más. Los robots esperaban pacientemente en sus células de madera, todas ellas abiertas por el centro, pero separadas unas de otras.
  El general Kallner se secó lentamente la frente con un enorme pañuelo, mientras Susan Calvin se ocupaba con Black de los últimos detalles.
  --¿Está usted seguro -preguntó- de que ninguno de los robots ha tenido ocasión de hablar con los demás desde que han salido de la C mara de Orientación? --Absolutamente seguro -insistió Black-. No han cambiado una palabra

  --¿Y cada robot está en su célula indicada? --Aquí está el plano.
  La doctora permaneció un momento estudi ndolo, pensativa.
  --¿Cu l es el plan de esta ordenación, doctora? -preguntó el general asomándose por encima de su hombro.
  --He pedido que me colocasen a los robots que me han parecido faltar un poco a la verdad en las primeras pruebas, concentrados en un lado del círculo. Esta vez voy a sentarme yo en el centro y quiero observarlos particularmente.
  --¿Va "usted" a sentarse allí?...
-exclamó Bogert.
  --¿Por qué no? -preguntó ella, fríamente-. Lo que espero ver puede ser instantáneo. No puedo correr el riesgo de poner a otro como primer observador. Peter, usted estará en la cabina de observación y quiero que se fije muy bien en el lado opuesto del círculo. General Kallner, he dispuesto que se filme a cada uno de los robots, para el caso de que la observación visual no fuese suficiente. Si es necesario, los robots tendr n que permanecer sentados exactamente donde están hasta que la película haya sido revelada y estudiada. Ninguno debe marcharse, ninguno debe cambiar de sitio. ¿Está claro? --Perfectamente.
  --Entonces, vamos a probar otra vez.

  Susan Calvin estaba sentada en la silla, silenciosa, la mirada inquieta

Un peso cayó precipitadamente hacia abajo, y se apartó a un lado en el último momento bajo el empuje sincronizado de un súbito rayo de energía.
  Un solo robot se puso en pie y avanzó dos paso. Y se detuvo.
  Pero la doctora Calvin se había levantado ya y lo señalaba con el dedo.
  --Nestor 10, ven aquí -gritó-.
¡Ven! ¡"Ven aquí"!
  Lentamente, a regañadientes, el robot avanzó otro paso.
  Sin apartar la vista del robot, la doctora gritó, con todas las fuerzas de su voz: --¡Qué todos los demás robots salgan inmediatamente de esta habitación, pronto! ¡S quenlos en seguida y manténgalos fuera!
  A sus oídos llegó el sordo rumor de unas fuertes pisadas, pero no apartó la vista. Nestor 10, si es que era Nestor 10, avanzó otro paso, y después, bajo la fuerza de un imperativo gesto, dos más. Estaba sólo a tres metros de ella cuando, con voz ronca, dijo: --Me han dado orden de perderme...
-Otro paso. No debo desobedecer. No me han encontrado hasta... Me creería un fracasado. Me dijo... Pero no es así... Soy poderoso e inteligente...
  Las palabras salían fraccionadas.
Otro paso.
  --Sé mucho... Va a pensar... He sido descubierto... Desgraciado...
Yo no... Soy inteligente... Y con este dueño..., que es débil... Lento...
  Otro paso, y un brazo de metal se levantó, apoy ndose súbitamente sobre el hombro de Susan Calvin, que sintió que el terrible peso la aplastaba

Su garganta se agarrotó y sintió que un estremecimiento de terror le recorría el cuerpo.
  Oyó, vagamente, las siguientes palabras de Nestor 10: --Nadie debe encontrarme. No tengo dueño... -La masa de frío metal se apoyaba sobre ella, que sucumbía bajo su peso. Y entonces se produjo un extraño sonido metálico y Susan cayó al suelo, mientras un brazo reluciente se apoyaba sobre su cuerpo. No se movió. Ni Nestor 10 tampoco, echado a su lado.
  Y unos instantes después unos rostros se inclinaron sobre ella.
  --¿Está usted herida, doctora Calvin? -jadeaba Gerald Black.
  Susan movió lentamente la cabeza y levantando el brazo metálico que la aplastaba, se puso en pie.
  --¿Qué ha ocurrido? --He bañado la sala con rayos gamma durante cinco segundos. No sabíamos lo que ocurría, sólo en el último momento nos dimos cuenta de que la agredía y no había tiempo más que para los rayos gamma. Se derrumbó al instante

Pero no era suficiente para hacerle daño a usted. No se preocupe, todo ha pasado ya.
  --No me preocupo -dijo ella cerrando los ojos e inclin ndose a un lado-

No creo haber sido agredida, exactamente. Nestor estaba "tratando" solamente de hacerlo. Lo que quedaba en él de la Primera Ley lo refrenaba todavía.
  Dos semanas después de su primera reunión con el general Kallner, Susan Calvin y Peter Bogert celebraron la última. En Hyper Base se había reanudado el trabajo. La nave con sus sesenta y dos Nst-2 normales había salido para su destino, con una versión oficial del retraso de dos días. El crucero del Gobierno estaba haciendo sus preparativos para llevar a la Tierra a los dos técnicos en robótica.
  Kallner lucía de nuevo el reluciente uniforme. Sus guantes blancos deslumbraban, mientras les estrechaba la mano.
  --Los otros Nestors modificados tendr n desde luego que ser destruidos -dijo Susan Calvin.
  --Lo ser n. Cubriremos los turnos con robots normales o, si es necesario, prescindiendo de ellos...
  --Bien.
  --Pero, dígame..., no me ha explicado... ¿Cómo lo consiguió? --¡Oh, eso!... -dijo Susan con una sonrisa de complacencia-. Hubiera podido decírselo por adelantado si hubiese estado más segura de que saldría bien. Nestor 10 tenía un complejo de superioridad que cada vez iba siendo más fuerte. Le gustaba creer que tanto él como los demás robots sabían más que los seres humanos

Para él iba cobrando importancia creerlo. Esto lo sabíamos. Advertimos, por lo tanto, a cada robot por adelantado que los rayos gamma los matarían, lo cual era verdad, y les advertimos además que entre ellos y yo habría rayos gamma. De manera que cada cual se quedó donde estaba, naturalmente. Por la lógica de Nestor 10 durante la primera prueba, habían todos decidido que no tenía utilidad alguna tratar de salvar una vida humana, puesto que ellos morirían antes de conseguirlo.
  --Bien, sí, doctora Calvin, esto lo comprendo. Pero ¿por qué abandonó su sitio Nestor 10? --¡Ah!... El doctor Black y yo habíamos hecho un pequeño arreglo. No eran los rayos gamma los que inundaban el espacio entre los robots y yo, sino los infrarrojos. Rayos ordinarios de calor, absolutamente inofensivos.
Nestor 10 sabría que eran rayos infrarrojos inofensivos y se lanzó adelante como esperaba que harían los demás bajo la compulsión de la Primera Ley. Sólo una fracción de segundo demasiado tarde recordó que el Ns-2 normal puede detectar la radiación pero no puede identificar el tipo.
Qué él sólo pudiese identificar las longitudes de onda, por la instrucción que había recibido en Hyper Base, bajo la dirección de meros seres humanos, era en aquel momento demasiado humillante de recordar. Para los robots normales el área era fatal, les habíamos dicho que lo sería, y sólo Nestor sabía que mentíamos.
  Hizo una pausa, antes de terminar.
  --Y por un solo momento olvidó, o no quiso recordar, que otros robots pueden ser más ignorantes que los seres humanos. Su misma superioridad lo perdió. Buenas tardes, general.


Isaac Asimov

Anterior: Embustero Volver al principal : Yo, RobotSiguiente: ¡La fuga!
© 2008Powered by NIDAVAL